Juebinar Identidad Digital

Juebinar VU Security: Identidad Digital y Captación de Clientes de Forma Remota

VU Security empresa aliada con Consein ha desarrollado un software con tecnología biométrica que permite validar la identidad de ciudadanos de forma remota a través de una selfie. De esta manera, un usuario que tenga cualquier tipo de dispositivo con cámara puede, por ejemplo, acceder a la ayuda económica del gobierno sin moverse de su casa. Otro ejemplo es la posibilidad de corroborar que un alumno está frente a la pantalla durante el tiempo que dura un examen a distancia. En cuanto a la prevención de fraude, ante el aumento exponencial de amenazas y riesgos que utilizan el COVID-19 como anzuelo, VU cuenta con una solución que determina patrones de comportamiento y que a través de Machine Learning, puede detectar y prevenir posibles acciones fraudulentas. Esta última solución, junto con la posibilidad de agregar un doble factor de autenticación, protege el acceso a los recursos informáticos de un organismo público, institución educativa u organización sin fines de lucro. En combinación, estas soluciones permiten acelerar la transformación digital urgente que muchas organizaciones necesitan para continuar trabajando durante la pandemia.

Cuando se trata de contraseñas y/o códigos creados por los usuarios, la protección tras el ataque es relativamente sencilla: basta con modificar las claves de acceso de la plataforma o portal afectado para estar a salvo. Sin embargo, esto no sucede con los datos biométricos. Por esta razón, tanto la empresa como los usuarios deben tomar recaudos al respecto.

Implicancias del robo de información biométrica para los usuarios

Si bien resulta incómodo que un desconocido posea información biométrica de otra persona, el usuario puede quedarse tranquilo porque, generalmente, esta información necesita ser validada con la persona en el momento: una selfie, el escaneo de la huella dactilar, el reconocimiento de voz. La información biométrica de forma aislada no siempre tiene un uso práctico.

Por otro lado, esta información también se compara con el comportamiento habitual de la persona. Es decir, aunque se tengan los datos biométricos, si la información no coincide con los hábitos naturales de la persona, no podrá realizarse una transacción como, por ejemplo, si alguien intenta utilizar una grabación de voz desde un dispositivo que no es el habitual o desde una locación que el usuario no frecuenta. Uno puede cambiar sus contraseñas, pero no lo que es: por eso, esta información es segura.

Medidas que deben tomar las empresas para proteger los datos biométricos de sus usuarios

  • Incorporar soluciones de ciberseguridad al negocio que permitan tomar medidas preventivas en vez de reaccionar ante un ataque.
  • Desarrollar soluciones que integran medidas de ciberseguridad desde la concepción de las mismas, con un balance adecuado UI/UX.
  • Utilizar metodologías de hackingético que permitan identificar fallas y factores de permeabilidad para que la misma empresa pueda solucionarlos antes de que los encuentren personas mal intencionadas
  • Implementar soluciones de análisis de fraude y de comportamiento que incluyan parámetros personalizables para identificar comportamientos anómalos y prevenir fraudes antes de que ocurran.
  • Adoptar soluciones con segundo o tercer factor de autenticación para robustecer los accesos y reducir el riesgo de hackeos.

Proceso de transformación digital: más allá de la biometría, estas tendencias se seguirán profundizando en los próximos años. De hecho, se estima que para el 2023, el mercado de la ciberseguridad a nivel mundial ascenderá a $248 mil millones de dólares. El mismo estudio realizado por VU Labs reveló que un 73,8% de las empresas consultadas incluye inversiones en ciberseguridad en su presupuesto, lo que demuestra su importancia a la hora de delinear una estrategia exitosa.